Seguridad

8 Tips para viajar en coche embarazada

escrito por @Benga!

15 de agosto de 2021 // 6 min de lectura

Sí, la vida está llena de cambios. Y estar embarazada implica muuuchos cambios en nuestro cuerpo y también en nuestra vida, por eso viajar en coche estando embarazada te puede generar algún que otro quebradero de cabeza.

¡Pero no te preocupes! Siempre que no exista ninguna complicación en el embarazo, viajar en coche es completamente seguro para mamá y bebé, eso sí, siguiendo una serie de medidas especiales de precaución y, sobre todo, escuchando a tu cuerpo.

Lo primero que debes hacer, como cualquier persona que se dispone a viajar en coche, es preparar el vehículo para el trayecto. Pero, además, te doy una serie de consejos para hacer que tu viaje en coche sea lo más cómodo posible tanto para ti como para tu futuro bebé.

1. Prepara la ruta con antelación

Es una buena forma de evitar el estrés. Organiza una ruta con áreas de servicio en las que poder parar a estirar las piernas. Durante el embarazo, el riesgo de trombosis venosa aumenta, por lo que es recomendable hacer paradas cada dos horas y andar unos diez minutos. Aprovecha para realizar algunos estiramientos, movimientos circulares con los tobillos y, como no, para ir al baño.

Intenta planificar el recorrido teniendo en cuenta la comodidad de la carretera y no te pongas horas de referencia. Evita vías secundarias en las que haya demasiadas curvas, el asfalto sea irregular o exista la posibilidad de que se generen retenciones. A veces es mejor tardar un poco más y realizar un viaje más confortable para tu estado.

2. No desactives el airbag

Existe una creencia popular sobre la peligrosidad de llevar conectado el airbag en caso de impacto. ¡No hagas caso! El airbag no supone ningún peligro para el bebé ya que, en caso de choque, se hincha solo en el entorno de cabeza y pecho. Además, su reacción es más rápida que la del cinturón de seguridad por lo que impide que este presione tu barriga demasiado.

3. Usa siempre el cinturón de seguridad

Tanto la Dirección General de Tráfico como la Asociación Española de Matronas recalcan la importancia de usar el cinturón de seguridad durante el embarazo. Una práctica de la que las mujeres embarazadas estaban exentas hasta 2006. Hoy en día nadie se cuestiona su uso, pero hay un porcentaje de embarazadas que lo lleva mal puesto, aumentando el riesgo tanto para su integridad física como para la del feto.

La cinta inferior debe colocarse por debajo del vientre y la superior entre los pechos, cruzando uno de los hombros. No es recomendable usar pinzas para sujetar el cinturón evitando que apriete la zona del bajo vientre, pero sí pueden usarse cinturones especiales para embarazadas.

Existen varios tipos de cinturones para embarazadas, aunque el más usado se compone de un pequeño cojín que se sitúa en el asiento y que tiene tres puntos de anclaje por los que pasar el cinturón de seguridad, uno en cada lateral y otro en el centro, entre las piernas. De este modo, en caso de frenazo brusco, la eficacia no se reduce y el impacto es absorbido por estos anclajes y no íntegro por el cuerpo de la futura madre.

4. Adecua el asiento a tu estado

Tendrás que ir variando la posición del asiento según el tamaño de tu barriga. Los expertos aconsejan mantener una distancia de 25 centímetros entre el volante (o el salpicadero) y tu abdomen. El respaldo debe estar lo más recto posible y la parte superior del reposacabezas a la misma altura que la parte más alta de tu cabeza. También puedes utilizar un cojín en la espalda para ayudar a evitar dolores ocasionados por la postura.

5. Tu comodidad es fundamental

Si conduces, evita desplazamientos largos ya que el cansancio es más notorio durante este periodo de tu vida. De todos modos, tanto si conduces como si viajas de pasajera procura utilizar ropa ancha, transpirable y un calzado cómodo. Si puedes, descálzate y realiza movimientos circulares con los tobillos de vez en cuando durante el trayecto.

Si tienes náuseas es aconsejable evitar viajar en las horas en las que estas son más intensas. Además, es muy importante que te mantengas hidratada, por lo que procura llevar agua e ir dando sorbitos de manera continua. El agua reduce la sensación de fatiga y los dolores articulares.

Las mujeres embarazadas pueden sufrir más fácilmente bajadas de tensión e hipoglucemias por lo que también es fundamental llevar comida, como galletas o frutos secos. Un consejo, lleva contigo especialmente aquella comida que te ayude con las náuseas.

6. Es mejor viajar en el segundo trimestre del embarazo

El periodo comprendido entre el cuarto y el sexto mes de gestación es conocido como “luna de miel del embarazo”. Es el momento ideal para viajar y realizar todos esos planes que estarás un tiempo sin poder hacer en un futuro no muy lejano. La barriga todavía no tiene demasiado volumen y, con suerte, ya han desaparecido los molestos síntomas del primer trimestre, como náuseas o vómitos. Además, ya habremos superado la etapa más crítica para el bebé y tendremos más energía.

De todos modos, el momento ideal para viajar durante el embarazo lo decides tú según tus circunstancias personales y cómo te encuentres. Ni que decir tiene que en caso de contraindicación médica o complicaciones no deberías desplazarte.

7. Intenta viajar siempre acompañada

Siempre es mejor viajar acompañada, especialmente si el trayecto es largo. De este modo, no solo podrás turnarte al volante para descansar, sino que tendrás a alguien que pueda prestarte ayuda en caso de que la necesites. Ten en cuenta que durante el embarazo es más probable sufrir mareos y que tu capacidad de visión podría verse ligeramente alterada.

La DGT no recomienda que las embarazadas viajen solas a partir de la semana 30 de embarazo y a partir de la semana 34 es precisa la valoración de tu matrón/a o ginecólogo/a. Si no hay ninguna contraindicación médica y te encuentras bien, puedes viajar sin problemas hasta la semana 37. Más allá, no deberías alejarte demasiado del lugar donde esperas dar a luz a tu bebé ya que tu embarazo habrá llegado a término y podrías ponerte de parto en cualquier momento.

8. Lleva toda la documentación necesaria

Es importante que lleves contigo la cartilla del embarazo o algún documento en el que se refleje tu historial gestacional. Además, no olvides los medicamentos, vitaminas, la tarjeta sanitaria y, si tienes seguro médico, cualquier papel que te pudiera hacer falta.

Benga! Que la vida está hecha para valientes, con cabeza, porque si no corres el riesgo de perderla. 😉

escrito por Laura Martínez

Más artículos:

Para que no te pierdas nada

Newsletter

Si apuestas por el cambio, suscríbete y estarás al día de los últimos consejos para moverte de forma sostenible.